Estándares de bonos de carbono

Estandares de bonos de carbono

En artículos anteriores hemos hablado en profundidad acerca de los bonos de carbono, sus objetivos y ventajas ambientales. Pero es importante entender que para poder emitir bonos de carbono, los proyectos deben cumplir con ciertos requisitos. Estos requisitos están definidos por los llamados estándares de bonos de carbono. 

Estos estándares brindan transparencia al proceso de compensación de emisiones que realizan las empresas o gobiernos cuando adquieren este tipo de bonos para compensar su huella de carbono. 

Pero, ¿qué son los estándares de carbono? ¿qué tipos existen? ¿cuáles son los más utilizados en el mercado y con mayor reconocimiento? 

En este artículo te contaremos acerca de los distintos estándares de bonos de carbono que existen. A su vez, describiremos brevemente algunos de los estándares más utilizados a nivel mundial en el mercado voluntario de bonos de carbono. 

¿Cuál es el objetivo de los estándares de carbono? 

Los estándares de bonos de carbono son fundamentales ya que brindan transparencia y confianza a los procesos de compensación de emisiones.  

Estos estándares permiten determinar la autenticidad de distintos proyectos de bonos de carbono que reducen emisiones de la atmósfera. Los proyectos que cumplen y están certificados bajo algún estándar de carbono cuentan con una garantía de impacto positivo respaldada por organizaciones internacionales de alto prestigio. 

¿Quién emite los certificados de bonos de carbono? 

Las organizaciones encargadas de emitir las certificaciones son en general organizaciones sin fines de lucro. Estas se encargan de supervisar y dar soporte a los proyectos de compensación de emisiones que verifican periódicamente.

Para poder certificar, los proyectos deben cumplir con determinados protocolos, requisitos y regulaciones establecidos en cada estándar de bonos de carbono.  

Dentro del mercado de los bonos de carbono existen 2 grandes grupos: obligatorios y voluntarios. 

 

Diferencia entre bonos de carbono obligatorios y voluntarios 

El mercado de bonos de carbono obligatorios se creó con el objetivo de que empresas y gobiernos puedan cumplir con sus objetivos de reducción de emisiones de carbono. Es así, que en este mercado las empresas que emitan menos dióxido de carbono (CO2) que el permitido por la legislación vigente, pueden vender ese “excedente de CO2” a otra empresa que por algún motivo supere los valores permitidos. 

Por otro lado, los mercados de bonos de carbono voluntarios permiten que distintas industrias puedan compensar sus emisiones de carbono de forma voluntaria. Estas emisiones muchas veces están asociadas al consumo de energía eléctrica y combustibles fósiles de procesos de manufactura, transporte y consumo de energía.  

Los bonos de carbono voluntarios se emiten a través de proyectos que compensan emisiones de carbono y se encuentran avaladas por alguna de las certificaciones de los estándares existentes en el mercado. De esta forma, las empresas pueden acceder a la compra de estos bonos de carbono y así compensar también las emisiones que generan en sus actividades. 

Ambos tipos de bonos de carbono se complementan y son necesarios en pos de reducir las emisiones globales de dióxido de carbono, tanto por parte de organismos públicos como privados. 

  

Estándares de bonos de carbono obligatorios 

Los bonos de carbono obligatorios se basan en regulaciones de reducción de emisiones de carbono nacionales o internacionales. Por ejemplo, en el artículo 17 del Protocolo de Kyoto, se permite a los países y entidades privadas vender sus emisiones de carbono “sobrantes”. Estas emisiones se venden actualmente a países o empresas que sobrepasan los límites de emisiones de CO2 que establece la regulación vigente. Y es por eso que se habla de un “mercado” de bonos de carbono. A partir del Protocolo de Kyoto el carbono se convirtió en un commodity más, que los países y empresas intercambian y cuyo precio está regulado por el mercado. 

El mercado asociado a estos bonos está regulado a través de esquemas de reducción de emisiones internacionales. Por ejemplo, el Mecanismo de Desarrollo Limpio  (CDM) creado a partir del Protocolo de Kyoto o el Esquema de intercambio de emisiones de la UE.  

Además de las emisiones “sobrantes”, el Protocolo de Kyoto avala los siguientes tipos de transferencias y adquisiciones de carbono: 

  • Unidad de remoción (RMU): se obtiene a partir de actividades asociadas al uso de tierras como reforestación. 
  • Unidades de reducción de emisiones (ERU), generadas a partir de proyectos de implementación conjunta  
  • Certificados de reducción de emisiones (CER), generados a partir de proyectos avalados por el CDM. 

  

Estándares de bonos de carbono voluntarios  

El principal objetivo de los bonos de carbono voluntarios es permitir a las empresas neutralizar emisiones de carbono asociadas a sus procesos industriales o comerciales.  Esta reducción no está motivada por regulaciones de carácter obligatorio, sino que son voluntarias, como su nombre lo indica. En muchas ocasiones, las empresas que compran bonos de carbono voluntarios buscan disminuir su impacto ambiental o mejorar su reputación en cuanto a las acciones ambientales que persigue. 

Los bonos de carbono voluntarios pueden comprarse a organizaciones cuyos proyectos estén certificados por alguna organización independiente. Las reducciones de carbono otorgadas a partir de los bonos se calculan de acuerdo a alguno de los estándares existentes en el mercado.  

En la Imagen 1 se muestra un resumen de los distintos estándares de bonos de carbono de carácter obligatorio y voluntario.  

 

Estándares de bonos de carbono
Imagen 1: Resumen de los estándares de carbono existentes en el mercado de bonos de carbono.

 

¿Qué estándares de bonos de carbono voluntarios existen? 

Dentro de los estándares voluntarios, existen dos tipos de certificados. Por un lado, los que cuantifican la reducción de emisiones por parte de las empresas.  Es decir, poseen métodos estandarizados que permiten determinar la reducción de emisiones de carbono que se logra a partir de un proyecto de bonos de carbono. Algunos ejemplos de estos estándares son: 

  • VCS 
  • Gold Standard 
  • Climate Action Reserve 
  • American Carbon Registry  
  • CDM 

Por otro lado, existen otros que no emiten certificados de reducción de emisiones sino que están diseñados para complementar las certificaciones anteriores. Estos últimos, llamados “estándares no cuantitativos” buscan evaluar el impacto social, ambiental y económico de cada proyecto de bonos de carbono (llamados “co-beneficios”). 

Los estándares no cuantitativos se usan para evaluar y comunicar los co-beneficios de los proyectos de compensación de emisiones de carbono. 

Ejemplos de proyectos no cuantitativos son: 

  • CCBA 
  • The SOCIALCARBON Standard 
  • Forest Stewardship Council Certification  

 

Algunos ejemplos de estándares voluntarios de carbono 

A continuación haremos una breve descripción de los estándares de bonos de carbono voluntarios más utilizados en el mercado: VCS, Gold Standard (cuantitativos) y CCB (no cuantitativo) 

Gold standard (GS) 

Gold Standard (GS) es un programa para proyectos de reducción de emisiones no gubernamentales del mercado de bonos de carbono voluntarios. Está administrado por la fundación Gold Standard Foundation, que es una ONG suiza diseñada para asegurar la veracidad de los proyectos de bonos de carbono.  

Este estándar posee mecanismos estandarizados para medir las contribuciones de cada uno de los proyectos. Algunos de las metodologías utilizados en el Gold Standard son: 

  • Metodología para cuantificar carbono almacenado en suelos 
  • Cuantificación de secuestro de carbono en proyectos de reforestación 
  • Reducción de emisiones de metano en ganado vacuno 
  • Evaluación de impacto de proyectos de agricultura sustentable 

Todas las metodologías se encuentran en la página “SDG Impact quantification methodologies” de Gold Standard. 

Existen alrededor de 2300 proyectos localizados en casi 100 países del mundo que utilizan Gold Standard. Estos proyectos ya han logrado reducir un total de 191 millones de toneladas de CO2 a partir de la emisión de bonos de carbono. 

  

Verified Carbon Standard (VCS) 

Verified Carbon Standard (VCS) es otro de los estándares de carbono más utilizados en el mundo. Posee más de 1700 proyectos verificados que han logrado remover 922 millones de toneladas de gases de efecto invernadero. Los proyectos que deseen obtener esta certificación deben seguir un riguroso proceso que consiste en requisitos y auditorías realizadas tanto por Verra como por terceras partes para asegurar la correcta implementación de las metodologías correspondientes.  

Las metodologías utilizadas por VCS incluyen mediciones de reducción de gases de efecto invernadero en proyectos de: 

  • Agricultura
  • Residuos
  • Construcción
  • Ganadería
  • Procesos industriales
  • Energía
  • Minería
  • Ganadería
  • Humedales
  • Transporte 

CCB (Verra) 

Los estándares de Clima, Comunidad y Biodiversidad (CCB) suelen ser utilizados en conjunto con otros estándares cuantitativos como VCS o Gold Standard. Algunos de los ejes que se evalúan para obtener la certificación de CCB son: 

  • Impactos simultáneos en materia de cambio climático, soporte local a comunidades locales y conservación de la biodiversidad, 
  • Promover excelencia e innovación en el diseño e implementación de los proyectos en cuestión, 
  • Mitigación de riesgos para inversores y compradores de bonos de carbono 

Actualmente existen cerca de 200 proyectos validados bajo los estándares de CCB. Estos abarcan alrededor de 10 millones de hectáreas alrededor del mundo. 

Por último, se estipula que la certificación CCB le agrega una prima de aproximadamente 0,50 USD a los bonos de carbono, apreciando su valor en el mercado y fomentando a la biodiversidad como un factor fundamental en el pricing de estos instrumentos. 

Conclusiones 

Los bonos de carbono son uno de los mecanismos de mitigación del cambio climático con mayor crecimiento en los últimos años. Los estándares mencionados en este artículo son fundamentales para asegurar su transparencia y por ende la confianza de las personas o empresas que decidan acceder a la compra de bonos de carbono para reducir su impacto ambiental. 

  

Para más información sobre bonos de carbono pueden ver este artículo de nuestro blog. 

  

Referencias 

Salmán Espinoza, J.F.M. Propuesta metodológica para la gestión de bonos de carbono derivados de las mejoras de transporte, para la construcción de ciclovías. Secretaría de comunicación y transporte (2020). 

Certified Carbon Neutral Global Standard. The Carbon Neutral Protocol (2017) 

CFI, Voluntary Carbon Market. 

Carbon Offset Guide, Mandatory and Voluntary Offset Markets. 

 

Otros artículos que podrían interesarte:

Crecimiento del precio del carbono
Bonos de carbono

Precio del carbono: definición y estado actual

El Precio de Carbono Interno es una herramienta cada vez más utilizada por las empresas e inversores para establecer y evaluar estrategias de negocios e inversión. Pero, ¿qué es y cómo se define?

Leer más »